Cine: El Exorcista

 

Como cada año, decidí en Semana Santa, realizar una maratón de cine hereje y de terror. Seguidilla de películas no aptas en días de “retiro” “meditación” “recogimiento” y todo ese vocabulario eclesiástico en el que sólo puedo decir: “Sorry, but I don’t mind”. Años sin realizarla y este fin de semana fue el turno de “El Exorcista”, con no sólo la primera, sino todas sus versiones posteriores y sus dos pre cuelas. Gran misión.
Para ubicarnos en el contexto, la primera película es una adaptación de de la novela homónima escrita por William Peter Blatty. Él mismo fue quién escribió el guión, adaptando su obra para el cine. Por este trabajo en Blatty recibe el Oscar en 1973.

Su jefatura decide que debe recibir ayuda del mismo padre Merrin. Un hombre octogenario y con delicados problemas al corazón.

Aquí me detendré en el relato, para no hacer un spoiler de esta obra maestra del cine de terror y en donde las posesiones diabólicas se hacen presentes. Sin lugar a dudas es uno de los santos griales del cine de horror.

Incluso hablan que dicha cinta tuvo varios problemas para su rodaje, como incendios que retrasaron la grabación, muerte del personal que trabajó en la cinta y de métodos pocos ortodoxos del director de esta obra para mantener a los actores en estado tensión y llevar a cabo las escenas de exorcismo lo más real posible.

Luego pasé a ver la segunda parte de esta historia (El Exorcista: El Hereje). Donde se centra en el padre Lamont (Richard Burton, si el mismo Richard Burton) y la adolescente Regan. Esta película tiene incluso la banda sonora del propio Ennio Morricone. Tiene todo para ser una secuela decente de la primera. Lamentablemente es una historia confusa, donde se aleja del horror de su antecesora.

Con bastante resiliencia, fui a la tercera (El Exorcista: La Legión). Una película de inicio de los ‘90, que fue dirigida por el propio escritor William Peter Blatty. Trama que usa como protagonista al teniente Kinderman y la aparición extraña y fantasmagórica del padre Karras. Cinta que utiliza elementos policiales y paranormales, pero sin una idea clara y terrenal. El uso del personaje del padre Karras, no queda claro ¿quién era? Trata de acercarse a la obra inicial, pero sigue sin convencer.

Luego siguieron sus dos precuelas (El Exorcista: El Comienzo y El Exorcista: Dominion). La primera pre cuela trata de un joven padre Merrin. Un sacerdote retirado por vivencias en La Gran Guerra y de problemas de fe, es un connotado arqueólogo que es enviado a África a trabajar y dilucidar los misterios de una estatuilla entregada del demonio Pazuzú y desenterrar una iglesia, del periodo bizantino en perfecto estado, que bajo de ella contiene un templo a este demonio el cual Merrin enfrenta la primera entrega de El Exorcista.

Entre estas dos precuelas hubo una gran pelea, ya que El Exorcista: El Comienzo fue la elegida por Warner Bros para ser estrenada, ya que el director original, Paul Schrader, fue despedido y puesto Renny Harlin. Luego de una pelea judicial Schrader pudo sacar a la luz El Exorcista: Dominion con un guión mucho más aterrizado y cercano a la original.

Obviamente la cinta dirigida por Schrader tiene variaciones a El Exorcista: El Comienzo en los personajes y la trama.

En lo personal fans de la primera entrega de El Exorcista, ya que inició en el cine todo lo relacionado a las posesiones demoníacas. Las restantes, de forma personal destaco El Exorcista: Dominion por esforzarse en acercar la temática a la cinta original. Las otras entregas son enredadas y están llenas de elementos básicos del horror, terror y gore inclusive.

Autor: William Peter Blatty
Obra: El Exorcista
Originalmente publicada: 1973
Calificación: 
El Exorcista Imprescindible
El Exorcista: El Hereje Mala
El Exorcista: La Legión Mala 
El Exorcista: El Comienzo Mala 
Exorcista: Dominion Recomendable 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *